Skip to Content

Rosca de Reyes y atole, la pareja más querida de enero

Rosca de Reyes y atole, la pareja más querida de enero
76

¡Ya llegó el hermoso momento de partir la rosca de Reyes (¡y ver quién va a pagar los tamales en el Día de la Candelaria!).

Una de las tradiciones más queridas y sabrosas en México es la de partir (y compartir) la rosca de Reyes; pero ¿desde hace cuánto tenemos esta costumbre? ¿De dónde vino? ¿Cuál fue la primera vez que alguien celebró este ritual gastronómico? Acá te contamos la historia de la rosca de Reyes.

En origen, se trata de un rito pagano que fue cristianizado. La historia relata que desde hace miles de años, todas las sociedades han celebrado, a su manera, el solsticio de invierno como el inicio de un nuevo ciclo (no sólo espiritual sino también para marcar el inicio de nuevas cosechas y nuevos cultivos). En los años antes de Cristo, a quien se le rendía tributo durante estas celebraciones, que tomaban lugar alrededor del 21 de diciembre, era al dios de la agricultura (o de la fertilidad), que bien podía ser Saturno, Ceres, Xipe, Yum Kax, etcétera, según la cultura. Como parte de estas fiestas, la gente preparaba un gran banquete. 

En Roma, donde Saturno era el dios de la agricultura, lo común era preparar un pan redondo, hecho con dátiles, nueces, higos y miel. Dentro de este pan se escondía una pequeña haba, como símbolo de fortuna para quien la encontrara, pues la persona que la descubriera era nombrada rey/reina por un día.

Esta tradición de la primera rosca de Reyes eventualmente cayó en territorio católico y fue cristianizada al superponer la celebración de la Epifanía sobre la celebración agrícola del solsticio de invierno. A España llegó gracias a Felipe V, quien instauró la tradición como un banquete de merienda para finalizar las festividades de Navidad. Así se exportó a Francia, donde la receta del pan fue ligeramente modificada, añadiendo frutas escarchadas y escondiendo un pequeño muñeco de porcelana —en vez de la pequeña haba—, como símbolo de la protección que José y María le dieron a Jesús para evitar que el rey Herodes lo encontrara —y matara.

Después, en el siglo XVII, la rosca legó a territorio mexicano traída por los españoles. ¿Y por qué se llama “rosca de Reyes”? Siguiendo el simbolismo del secreto nacimiento de Jesús (escondido del rey Herodes), los tres "reyes magos de Oriente” (quienes no fueron ni magos ni reyes, sino quizá sacerdotes o astrólogos) fueron los primeros en conocer al bebé recién llegado y le llevaron regalos el día seis de enero, guiados por la estrella de Belén.

De ahí se deriva la tradición de darle regalos a los niños pequeños en el Día de Reyes y, ese mismo día, partir y compartir una rosca de Reyes, acompañada por supuesto de bebidas calientitas, como chocolate, café y atoles.

La tradición de la rosca de Reyes que vive en nuestros días aún conserva rastros del simbolismo católico: como el “niño Dios” escondido dentro del pan. La diferencia es que, en México, quien lo encuentra se considera una persona afortunada, y sí, será rey/reina por un día: el 2 de febrero, cuando deberá invitar los tamales y los atoles a todos quienes participaron en la celebración de la rosca; así que no le huyas a encontrarte con el muñequito, la tradición dicta que, aunque te gastes unos pesitos en los tamales, la fortuna estará contigo por haber descubierto al niño Dios.

Eso sí, en México la rosca de Reyes no es rosca de Reyes sin unos buenos atoles para acompañarla; por eso, Maizena® te comparte tres recetas fáciles y deliciosas para hacer tu rosca de Reyes en casa; así como algunas recetas para hacer atoles caseros, el mejor maridaje para este dulce y sabroso pan.

Aquí tienes la receta de la tradicional y clásica rosca de Reyes, paso a pasito para que conozcas todos los trucos y logres la rosca de Reyes ideal (revisa los tips para las costras de azúcar y para conseguir el barnizado perfecto). Y, por supuesto, acá está su acompañante ideal: ¡el atole de chocolate!

Si quieres lucirte con una rosca diferente, con esta lograrás sorprender a todo mundo, pues al partirla encontrarán un color divertido y un sabor especial. La rosca de Reyes marmoleada se logra super fácil, agregando un poquito de fécula de maíz Maizena® Sabor Chocolate. Acá tienes la receta de la rosca y también la receta para un atole diferente, ¡de amaranto!

Si necesitas una receta sin gluten, también la tenemos. Con Fécula de Maíz Regular Maizena®, harina de almendras y otros ingredientes fáciles de conseguir lograrás una rosca de Reyes sin gluten. No necesitas más de media hora para hacerla. Y para acompañarla, ¡un atole de nuez!

Ahora que ya te sabes la historia y tienes tema de conversación para la noche de Día de Reyes, ¡invita a tu familia y amigxs! No olvides los atoles, puedes hacer cualquiera de los ocho sabores de Atole Maizena®: fresa, vainilla, chocolate, nuez, coco, cajeta, guayaba y arroz con leche. Y si te gustan los sabores especiados, déjanos sorprenderte con un atole chai (aquí tienes la receta). Aunque si quieres salir de los clásicos sabores, acá te dejamos el paso a paso para hacer atole con tu fruta favorita. 

¡Es momento de traer a la mesa el mejor de los regalos: la felicidad de estar juntos y compartir algo delicioso! ¡Feliz Día de Reyes!

Próximo artículo

Tips para hacer el mejor pan de muerto tradicional

Tips para hacer el mejor pan de muerto tradicional

Prueba nuestro Planificador de Menús

Compártenos qué es lo que más te gusta y disfruta de un plan semanal de recetas que se acomoden a tus necesidades.

Nuevo rinde más de Knorr

Nuevo rinde más de Knorr

Más rendimiento, más sabor, más ahorro.