Skip to Content

Cortes de carne para parrillada: Guía para elegirlos y cocinarlos

Tiempo de lectura: 3 min
Cortes de carne para parrillada: Guía para elegirlos y cocinarlos

¡Prepara el carbón y enciende el fuego! Es hora de armar la carnita asada. Pero, ¿cuál carnita? Si quieres armar una parrillada pero no sabes qué corte de carne comprar, aquí te explicamos todas las opciones que tienes y cómo cocinar cada corte a la perfección. ¡Que se arme!

Cortes de carne para parrillada

Arrachera

La estrella indiscutible de las parrilladas mexicanas. Este corte jugoso y lleno de sabor se obtiene del diafragma del animal. ¿Quieres llevarla al siguiente nivel? ¡Marínala! Combina jugo de limón, aceite de oliva, ajo, pimienta y Costilla Jugosa Knorr® En Polvo. Luego, a la parrilla a fuego medio-alto. Recuerda no excederte en la cocción para mantener la jugosidad. ¡La arrachera te dejará pidiendo más!

Ribeye

Este corte tiene un nombre que suena tan poderoso como su sabor. El rib eye es conocido por su generosa cantidad de grasa, lo que le otorga una jugosidad y un sabor extraordinarios. Sazona con pimienta y Knorr® Res, luego llévalo a la parrilla a fuego alto. ¡El objetivo es un exterior dorado y un centro jugoso! El rib eye es la elección perfecta si lo que quieres es un corte un poco más premium.

Tomahawk

Uy, ¿quieres lucirte? Saca el tomahawk y enciende la parrilla. Con este corte jugoso comerán al menos cuatro o cinco personas. Es un corte de costilla largo y con hueso (y ya sabes lo que dicen: lo más rico es lo que está pegado al hueso). Es una delicia por su mezcla de carne magra y grasa y es tan visualmente atractivo que se le antojará a todo mundo al instante. Para sacarle provecho al tomahawk, sazónalo con especias ahumadas y cocínalo a fuego lento hasta el término deseado.

Picaña

Es un corte proveniente de la parte trasera del animal y es muy popular en la cocina brasileña y mexicana. Su capa de grasa externa le brinda sabor y jugosidad. Asegúrate de cortarla en rebanadas finas después de asarla a fuego medio.

Filete mignon

Filet mignon es un término francés que se refiere a “filete tierno” –también conocido como solomillo–. Este corte es extraído de la parte más tierna del animal, así que tiene una textura suave y un sabor delicado. Se considera un manjar y será fácil cocinarlo a la parrilla; aunque te recomendamos que lo selles en la parrilla y luego lo cocines lentamente en una sartén con mantequilla.

Asado de tira

Con su equilibrio entre marmoleo de grasa y carne magra, la tira de asado ofrece una combinación perfecta de jugosidad y sabor. Es un clásico del asado argentino y se obtiene con el corte transversal del costillar de la res. Se encuentra en medio de otros dos clásicos cortes: las costillas, del lado más cercano a la columna vertebral, y la popular falda, que utilizamos para deshebrar, y se ubica del lado más lejano. Al incluir hueso, este corte tiene un aroma y sabor muy especial una vez cocido.

New York

Es un corte más grueso y tiene un buen marmoleado –combinación de grasa y carne magra, aunque se considera un corte con alto contenido de grasa–, lo cuál lo hace perfecto para cocinarse a la parrilla.

Costillar

Las costillitas de res son perfectas para una parrillada o asado porque, además de que tienen buena cantidad de jugosidad y grasa, es un corte rendidor que alcanza para alimentar a varias personas.

T-bone

Este corte se llama así por su hueso en forma de T. Se obtiene de la parte superior del lomo. De un lado del hueso sale el solomillo (filet mignon) y del otro lado, el bistec de lomo (strip steak); así que tienes dos cortes distintos en uno solo. Es un corte tierno y jugoso.

Porterhouse

También sale del lomo, pero de la parte posterior. Es un corte grande, grueso y jugoso y también se forma de dos distintos cortes divididos por el hueso; pero el Porterhouse tiene una porción más grande de solomillo.

Chorizo

¡No puede faltar el clásico chorizo en una parrillada! Cocinado a fuego lento a las brasas, se volverá crujiente por fuera y jugoso por dentro. Puedes asar chorizo, longaniza, chistorra o chorizo argentino, todos quedarán bien a la parrilla, pero te recomendamos que no los ases a fuego directo sino en la parte menos caliente del asador (sobre todo porque desprenderá grasita).

Tips para hacer la parrillada perfecta

  • Para asar a la parrilla lo mejor es usar cortes de carne con veteado de grasa completo.
  • Considera que el ancho del hueso nos indica la edad del animal, por lo que cuanto más delgado es, más joven y tierna será la carne. También fíjate en el color y elige los cortes de color rojo intenso.
  • Recuerda que el tiempo de cocción depende del término que quieras para cada corte de carne. Lo recomendable es término medio o ¾ para que la carne siga jugosa.
  • Recuerda que debes descongelar la carne antes de cocinarla al asador. Lo mejor es sacarla de refrigeración media hora antes de cocinarla.
  • ¡Experimenta con marinadas! Agrega tu toque personal a cada corte de carne con marinadas a base de cerveza, chiles, especias y hierbas frescas. ¡Deja volar tu creatividad! Recuerda darle un punch de sabor y sazonar con Costilla Jugosa Knorr® En Polvo.
  • Deja que la carne repose después de cocinarla y antes de cortarla para que no se desjugue.
  • No te olvides de las guarniciones: guacamole, frijoles charros, salsa taquera, nopalitos, etc.
  • Ahora sí, llámale a tu familia y amigos y reúnanse para una rica carnita asada.
Nuevo rinde más de Knorr

Nuevo rinde más de Knorr

Más rendimiento, más sabor, más ahorro.